La saga de la tutela de Britney Spears es solo una faceta de un tema complejo

Teresa Pasquini; Traducido por Andrea Santana | Especial para CalMatters
Los californianos deben cambiar el debate sobre la tutela y centrarse en las personas y sus familias que esperan una reforma real. Photo Credit: carnivalridexx / Flickr (CC BY 2.0)

Britney Spears no debería ser el modelo de la tutela en California. La campaña mediática “Free Britney” ha creado una máquina creadora de mitos a nivel nacional que excluye a algunos de los miembros más vulnerables de nuestra sociedad, incluido mi hijo Danny.

Los californianos deben cambiar el debate sobre la tutela y centrarse en las personas y sus familias que esperan una reforma real. Gente como Danny debería ser el rostro de esa reforma, no Britney Spears. Afortunadamente, la legislación de la senadora estatal Susan Eggman, el Proyecto de Ley del Senado 507 , que amplía los criterios para el tratamiento ambulatorio asistido, es un paso en la dirección correcta.

He tenido la misión de “liberar a Danny” de las cadenas de nuestro sistema de atención de salud mental quebrado durante 22 años. Una tutela ha sido la herramienta que necesitaba para vivir y mantenerse libre.

Danny ha estado bajo la tutela de LPS de California (llamado así por la Ley Lanterman-Petris-Short de la era Reagan) durante 20 años. Familias como la mía usan este tipo de tutela como último recurso, a menudo después de haber sido forzadas a permitir que nuestros seres queridos se deterioren mentalmente, se queden sin hogar y, a veces, se suiciden. Según la ley, las personas que padecen una enfermedad mental discapacitante deben representar una amenaza para sí mismas o para los demás para poder atravesar la puerta de un hospital psiquiátrico; solo entonces pueden ser tratadas sin su consentimiento. Una vez que la persona está internada en el hospital, la ley impone protecciones que pueden extender la estadía y requerir medicamentos.

Lo que la ley no cubre es el derecho al tratamiento a lo largo de un continuo de atención compasiva que evoluciona con las necesidades del paciente.

Danny y familias como la mía necesitan un sistema de atención de salud mental que sea flexible, financiado y completo. Lo que tenemos está incompleto.

Debido a que tenemos estándares legales inadecuados para juzgar si las personas que viven con enfermedades mentales graves son competentes para tomar decisiones con respecto a su propio tratamiento, tratamos algunos trastornos cerebrales discapacitantes como problemas mentales o de comportamiento en lugar de enfermedades definidas médicamente. Nuestro sistema debe dejar de elegir entre las enfermedades que dan derecho a las víctimas a recibir tratamiento y una vivienda digna y a aquellas cuyas víctimas quedan para vivir y, a veces, mueren en las calles.

“ Vivienda que sana ” es un artículo que describe un sistema de atención ideal: uno que envuelve a una persona en los apoyos médicos, clínicos, de rehabilitación y sociales que necesita para vivir con dignidad. El documento describe cómo una tutela de LPS ayudó a liberar a Danny de una celda solitaria y una posible sentencia de prisión estatal. Esa atención médica involuntaria y necesaria también restauró su estabilidad, seguridad y salud, lo que le permitió hacer la transición a una instalación residencial para adultos en nuestra comunidad.

Gracias a la tutela, Danny finalmente está en el lugar correcto.

Está adecuadamente protegido cuando se efectúan las renovaciones de la tutela.

Tiene un psiquiatra y compañeros que se asocian con él en su cuidado, una madre y un padre en los que confía para que le aconsejen, un conservador público en el que confía y un defensor público que conoce las leyes de tutela.

Ahora tiene la capacidad mental para saber que necesita apoyo. Sin embargo, todavía no existe un sistema que brinde la continuidad de la atención que protegería su libertad y dignidad si su tutela termina nuevamente.

La legislación del senador Eggman se centra en personas como Danny, que necesitan acceso a tratamiento ambulatorio para evitar el sufrimiento en la calle o en la cárcel o regresar a un estado mental en el que no pueden satisfacer sus propias necesidades básicas de comida, ropa y abrigo.

“¿Liberar a Britney?” Britney tiene una casa, comida y una propiedad por valor de $ 60 millones para ayudar a evitar que no pueda mantenerse por sí misma (en términos legales, “gravemente discapacitada”).

Ella merece tener un plan de toma de decisiones claro y compartido que proteja su salud y su patrimonio. Quiero eso para ella y para Danny. Ambos han inspirado movimientos que luchan por sus derechos. El de Danny es diferente: es un movimiento de madres en misión por el derecho al tratamiento, como el que se describe en mi artículo y en la legislación del senador demócrata Eggman. Este movimiento está creciendo. Por favor únete a nosotros.

Teresa Pasquini es una madre de California que busca reformar los sistemas de salud mental locales, estatales y nacionales, housingthatheals@gmail.com.

Categories
FeaturedNational

RELATED BY

  • California recall: The 2022 campaign starts now

    Gov. Gavin Newsom is keeping his job after months spent lambasting the California recall as a Republican power grab; feverishly fundraising, wooing likely supporters and wrangling fractious progressive activists; sweating the odd, unexpectedly close poll;...
  • LA HORA DE LA REFORMA MIGRATORIA

    A puertas cerradas y a marchas forzadas, los líderes demócratas del Congreso negocian la redacción final de masivo paquete de infraestructura humana por 3.5 mil millones de dólares, que...
  • Santos, Peticiones y Milagros

    Orar con fe, pedir con fe y recibir con regocijo. Los milagros existen y la fe mueve montañas. A continuación una lista de peticiones a los Santos patronos. Médicos...
  • BLACK DEEDS OF INDIAN GOVERNMENT

    MR. NARENDRA DAMODAR DASS MODI the first well known Prime Minister of India who committed to secure jobs for 200 million people every year but on the contrary, 140million...

0