Opinión: La salud y la equidad están en la boleta electoral con la Prop.15

Lo que sucede en la comunidad tiene un impacto mayor que lo que sucede en el consultorio del médico
Photo Credit: Unsplash

Elva Yáñez
California Health Report

Mientras escuchaba el debate sobre la Propuesta 15, la iniciativa de las escuelas y las comunidades en primer lugar me ha sorprendido que tan poco de la conversación se haya centrado en el impacto que la propuesta podría tener en la salud de los californianos. Nuestro estado está experimentando una pandemia devastadora que se ha cobrado más de 16.000 vidas y ha llevado al límite los sistemas de salud pública y de salud locales. Y, debido a las consecuencias económicas de la pandemia, nos estamos preparando para lo que podrían ser los mayores recortes presupuestarios en la historia del estado.

Si bien el estado y muchas jurisdicciones han pospuesto hasta ahora recortes presupuestarios bruscos con la esperanza de que pronto llegue el alivio federal, los legisladores advierten que estos recortes se avecinan, para escuelas, parques, viviendas y otros servicios públicos.

Este tipo de recursos y servicios desempeñan un papel fundamental en el apoyo a la salud, la seguridad y el bienestar. Son exactamente lo que reforzaría la financiación de la Proposición 15 al canalizar una gran cantidad de dinero a las escuelas y los servicios locales que pueden mejorar las condiciones de la comunidad. Y son exactamente lo que sufrirán cuando comience el recorte presupuestario.

Los resultados de salud, incluido cuánto tiempo viven las personas y su calidad de vida, están fuertemente influenciados por las condiciones de la comunidad, como la disponibilidad de parques y espacios abiertos, escuelas de alta calidad, alimentos saludables, viviendas asequibles y aire y agua limpios. De hecho, lo que sucede en el entorno comunitario tiene un mayor impacto en la salud que lo que sucede en el consultorio del médico.

Por ejemplo, los casos de asma aumentan cuando el aire está contaminado y las discapacidades del desarrollo en los niños aumentan cuando el agua del grifo está contaminada con plomo. Vivir en viviendas deficientes aumenta el riesgo de enfermedades respiratorias y cardiovasculares. El hecho de que las personas tengan acceso a escuelas de alta calidad y vivan en vecindarios que estén a salvo de la violencia también tiene una gran influencia en si podrán evitar enfermedades y lesiones prevenibles. En el caso de COVID-19, la probabilidad de que las personas se infecten depende en gran medida del tipo de trabajo que hacen, el transporte del que dependen y su situación de vivienda.

Las comunidades en California donde estos recursos para promover la salud escasean, que son en general comunidades de bajos ingresos y comunidades de color, enfrentarán el mayor daño de los recortes en las escuelas y los servicios locales. Estas comunidades ya están desproporcionadamente dañadas por enfermedades crónicas prevenibles como la diabetes tipo II, enfermedades cardíacas, hipertensión y ahora COVID-19.

Según el Departamento de Salud Pública de California, los latinos constituyen el 39% de la población de California, pero el 61% de los casos de COVID-19 y el 49% de las muertes por COVID-19. Aunque la tasa de mortalidad infantil de California es mejor que el promedio nacional, la tasa de mortalidad infantil negra es más del doble que la de otros grupos. Cuando se trata de diabetes tipo II, las personas que ganan menos de $ 15,000 por año se ven afectadas a un ritmo mucho más alto que las personas que ganan más. Estas disparidades en la salud solo empeorarán si los gobiernos estatales y locales, en respuesta a la crisis económica que ha sido creada por la pandemia, recortan los programas que apoyan la vivienda asequible, mantienen abiertos los parques y bibliotecas y pagan los salarios de los trabajadores de salud pública.

El momento para que la Propuesta 15 esté en la boleta no podría ser mejor. Al exigir que las corporaciones paguen su parte justa de impuestos sobre la propiedad comercial, la propuesta generará un estimado de $ 8 a 12 mil millones en fondos por año. El cuarenta por ciento de esos fondos se destinará directamente a las escuelas y el otro 60 por ciento se destinará a servicios a nivel de condado como asistencia nutricional, ayuda para el alquiler y programas de rastreo de contactos de salud pública, entre otros.

Mi comunidad de El Sereno en el condado de Los Ángeles necesita estos fondos para rediseñar nuestras escuelas para que los niños puedan regresar al aprendizaje en persona en un ambiente que esté a salvo de la propagación del COVID-19.

Le insto a que piense en las necesidades de salud de su propia comunidad cuando vote la Proposición 15.

Elva Yañez es directora de equidad en salud en el Instituto de Prevención y residente de la comunidad de El Sereno en Los Ángeles.

Categories
FeaturedOpinion

RELATED BY

  • Q&A: Cast of “Selena: The Series”

    Arturo Hilario El Observador Singer and Queen of Tejano music Selena Quintanilla continues to be a prevalent source of inspiration for fans and entertainers worldwide 25 years after her...
  • VACCINE EQUALITY?

    It is undeniable that the COVID-19 pandemic has exposed the wide gap in structural inequalities suffered by the Hispanic and African American communities in the United States, and that...
  • ¿VACUNAS IGUALITARIAS?

    Es innegable que la pandemia del COVID-19 ha puesto al descubierto la amplia brecha de las desigualdades estructurales que sufren las comunidades hispana y afroamericana en los Estados Unidos,...
  •  Misterio de Anunnakis y Reptilianos

    Mucho se habla y comenta hoy en día de seres no humanos que conviven entre nosotros, seres reptilianos de aspecto humanoide, capaces de desintegrarse y de adoptar otras formas...

0