Detrás de los cambios a la regla de carga pública de inmigración

Nghi Huynh; traducido por Arturo Hilario | Asian Law Alliance
Photo Credit: Unsplash

Como algunos de ustedes ya saben, el gobierno federal ha realizado algunos cambios recientes a la carga pública, una regla de inmigración que decide si ciertos inmigrantes se convertirán en una carga financiera para el gobierno. La carga pública puede dificultar que algunos inmigrantes obtengan una tarjeta verde o sean admitidos en los Estados Unidos.

La nueva regla analiza más, pero no todos, los programas de beneficios públicos y entró en vigencia el 24 de febrero de 2020. Si bien es perjudicial para algunos inmigrantes afectados y para la idea de que Estados Unidos como país de acogida de inmigrantes, el efecto del público La regla de carga no está tan extendida como algunos te hacen creer. Desafortunadamente, el miedo, la confusión y el efecto escalofriante son partes clave de la agenda antiinmigrante. Hoy escribo para ayudar a luchar contra este efecto escalofriante.

Primero, es importante recordar que la regla de la carga pública solo se aplica a algunos tipos de inmigrantes que solicitan una tarjeta verde o visa, principalmente aquellos que solicitan a través de peticiones basadas en la familia. La regla no se aplica a los ciudadanos estadounidenses y exime a categorías amplias de inmigrantes.

Los que están exentos de cargos públicos incluyen aquellos con una visa U, visa T, estatus de inmigrante juvenil especial y autopeticionarios de VAWA. Los asilados, refugiados y algunos otros inmigrantes con libertad condicional humanitaria (es decir, NACARA, Lautenberg, HRIFA, etc.) también están exentos de la regla. Los residentes legales permanentes con tarjetas verdes ya no se ven afectados en gran medida, excepto aquellos que abandonan el país durante seis meses o más y luego regresan a los Estados Unidos.

En segundo lugar, además de no ser aplicable a todos los inmigrantes, el uso de beneficios públicos se limita solo a ciertos programas. Bajo la antigua y nueva regla de carga pública, se puede considerar la asistencia en efectivo, como TANF y SSI, y la atención institucional a largo plazo.

Bajo la nueva regla, las autoridades de inmigración ahora también pueden considerar la recepción del Programa Federal de Asistencia Nutricional Suplementaria (CalFresh), Sección 8, vivienda pública federal y Medi-Cal financiado con fondos federales (con excepciones para servicios de emergencia, niños menores de 21 años y mujeres embarazadas / nuevas madres) recibidas después del 24 de febrero de 2020 para algunas solicitudes de inmigración presentadas a partir del 24 de febrero de 2020. La nueva regla no es retroactiva y no considerará estos nuevos beneficios públicos recibidos antes del 24 de febrero de 2020. Otros programas, como el desempleo los programas de seguro, WIC, Medicare, Medi-Cal financiado por el estado, CHIP, retiro de la seguridad social y comidas escolares no se consideran con cargo público. Incluso entonces, muchos de los inmigrantes potencialmente sujetos a la nueva regla de carga pública no son elegibles para los programas de beneficios públicos afectados de todos modos.

Tercero, los beneficios públicos recibidos por otros miembros del hogar, como un cónyuge o un hijo, no cuentan contra el inmigrante. La carga pública solo analiza los beneficios recibidos por el inmigrante directamente. Por ejemplo, en una familia de estatus mixto con hijos documentados y padres indocumentados, los niños que reciben beneficios públicos afectados como CalFresh financiado con fondos federales no afectarían la determinación de la carga pública de sus padres, si los padres están sujetos a la regla.

Además, el gobierno federal ha declarado que las pruebas, el tratamiento y la atención preventiva de COVID-19 (incluida una posible vacuna futura) no contarán para la carga pública.

Desafortunadamente, algunos en nuestra comunidad están renunciando o cancelando su inscripción en los beneficios públicos para evitar posibles problemas de carga pública porque creen que podrían poner en peligro su estado migratorio, ya sea que realmente afecte a su familia o no. Las familias en esta situación podrían poner en riesgo su salud y bienestar, especialmente en medio de una pandemia mundial.

La carga pública no afecta a todos los inmigrantes o solicitudes de inmigración, y no se aplica a todos los tipos de beneficios públicos. Los inmigrantes que tengan preguntas sobre la carga pública deben hablar con un abogado calificado que esté familiarizado con la inmigración y los beneficios públicos sobre los posibles impactos de la nueva regla de carga pública.

Juntos, podemos combatir el miedo y la información errónea en torno a la carga pública, empoderar a las comunidades inmigrantes y contrarrestar el efecto escalofriante que afecta a tantas familias inmigrantes.

Nghi Huynh es abogada del Asian Law Alliance.

Categories
Opinion

RELATED BY

  • Climate Injustices

    Hurricanes Fiona and Ian left much more than a death toll and destruction in Puerto Rico and Florida. They laid bare what is becoming increasingly obvious: climate events disproportionately...
  • Injusticias Climáticas

    Los huracanes Fiona e Ian dejaron mucho más que un saldo de muertos y destrucción en Puerto Rico y Florida. Dejaron al descubierto lo que resulta cada vez más...
  • The Next Pandemic

    With more than 177 million cases and 2.8 million deaths, the Americas have become the epicenter of the COVID pandemic. Such is the dramatic conclusion of “Health in the...
  • La Siguiente Pandemia

    Con más de 177 millones de casos y 2.8 millones de fallecimientos, las Américas se convirtieron en el epicentro de la pandemia de COVID. Tal es la dramática conclusión...

0