Cuando sigues corriendo

Cómo un estudiante de James Lick High School sobrepasó la adversidad para ser una estrella de la pista y también sacó las mejores notas
Photo Credit: Ruth Rodriguez, Mosaic Journalism Workshop

EMILIO GONZALEZ-LU
Mosaic Journalism Workshop

Arlet Miranda Torres y una de sus compañeras de equipo de corredores inventaron un ánimo para motivarse durante sus carreras.

“El dolor es temporal, el orgullo para siempre.”

Ese lema llegaría a definir a Torres como una estudiante estadounidense de primera generación, que vive con su madre y sus dos hermanos. Su padre fue deportado cuando ella tenía 8 años, y durante la mayor parte de su vida fue criada por un padre soltero. También cuida a su hermano menor que tiene problemas de conducta.

Enfrentarse a los desafíos en su familia es un trabajo difícil, por lo que correr ha sido su salida del estrés desde el cuarto grado, correr tanto a campo traviesa como a lo largo de los años. Esta salida también resultó efectiva en la escuela secundaria cuando era difícil mantenerse al día con su intensa cantidad de trabajo escolar. Trabajar duro para ser un buen estudiante es un desafío y tener esa liberación le mantuvo la cabeza despejada.

Su identidad como corredora no se limitaba a la pista. También ayudó a su madre con el quehacer, cosas como hacer entregas Doordash para pagar las cuentas.

Pero ser un ávido corredor desde joven demostró ser un arma de doble filo. Llegó a su primer año en la James Lick High School con un tiempo de 6 minutos y 17 segundos, pero luego se lastimó uno de sus músculos cuádriceps.

En el segundo año, regresó corriendo, solo para tener tendinitis en una de sus piernas.

Aun así, ella logró salir, manteniéndose en la cima de su competencia. Llegó a las Finales de la Sección Costa Central (CCS), la carrera que determinaría si podía competir en los campeonatos estatales, pero terminó solo un lugar fuera de la calificación.

Sin embargo, nunca dejó que situaciones como estas la mantuvieran deprimida.

“Para mí, no se trata de ganar. Para mí, todo se trata de tiempos y mejoras “, dijo. “Prefiero obtener el tercer lugar y un tiempo más rápido en lugar del primer lugar y un tiempo más lento”.

En su tercer año durante su temporada de esquí de fondo, inexplicablemente disminuyó la velocidad. De repente, no pudo correr tanto como solía hacerlo y se quedó atrás. Fue entonces cuando Torres descubrió que tenía anemia por deficiencia de hierro, lo que disminuyó gravemente su resistencia.

“Llegó a un punto en el que quería dejar de correr”, dijo Torres.

Torres también enfrentó dificultades en clase. La anemia, que la dejó aturdida, le dificultaba concentrarse. Sin embargo, con el trabajo, Arlet pudo mantener altas calificaciones.

Incluso durante esta crisis, nunca se mantuvo al margen de sus responsabilidades de ser co-capitana de sus compañeros de equipo.

Pero ella dijo que las dudas comenzaron a nublar su mente: “¿Les importa?”, Solía ​​preguntarse. Su entrenador y sus compañeros de equipo la alentaron, pero ser más lenta la hizo pasar por alto mentalmente.

“Sé que no es ser nadie, pero así es como se sentía”, dijo. “Sé que es un cliché, pero nunca sabes lo que tienes hasta que se va”.

Retrasarse le dio una nueva perspectiva. Ella duplicó su filosofía de mejora constante después de ese año.

Ella avanzó durante su último año, volviendo como una de las corredoras más rápidas en James Lick. Se convirtió en la capitana del equipo tanto para su equipo de campo como para pista. Llegó a las finales de CCS, pero una vez más estaba a un lugar de entrar en la competencia estatal.

Y no solo recuperó su velocidad anterior, como estudiante de último año, registró un tiempo máximo de 5 minutos, 38 segundos, lo que afeitó más de 30 segundos de su mejor desempeño en el primer año.

Después de todo su arduo trabajo en atletismo y campo traviesa, Torres salió de la escuela secundaria con un total de 37 medallas, 34 de las cuales provenían de deportes.

Pero su medalla favorita es la número 37, que recibió por ser nombrada mejor estudiante de su clase de graduación. Torres ahora tiene una beca completa para ir a UC Berkeley, donde planea especializarse en informática.

Torres dijo que seguirá corriendo en la universidad, ya sea para la universidad o para un equipo del club. Rutinariamente recuerda algunas palabras alentadoras que su entrenador le dijo mientras luchaba contra la adversidad.

“Tienes que terminar tu carrera con una sonrisa, sin importar el resultado”.

Categories
EducationFeatured

RELATED BY

  • “Soy Como Soy”: Evolving Identity in Art

    Arturo Hilario El Observador Y La Bamba is a self-described indie folk pop group from Portland, Oregon, spearheaded by vocalist and songwriter Luz Elena Mendoza, a first-generation Mexican American...
  • ABOUT THAT CORONAVIRUS

    During last December 2919 a Chinese physician identified a new respiratory ailment caused by a virus which was highly virulent and infectious. Chinese government authorities required that doctor to retract his...
  • Cunde el odio

    Se ha documentado que la mayoría (seis de cada diez) de los crímenes de odio en los Estados Unidos son motivados por la raza o el origen étnico, seguidos...
  • “Tonaltiuyo Izcallipotzintli” Equinoccio de Primavera

    Desde tiempos primigenios, allá en la lejana Chicomoztoc (las siete cuevas), cuando el Nativo Preamericano, habitaba en cuevas, en sus andares de nómada-recolector; tuvo entonces conciencia, en la razón...

0