Una iniciativa para el futuro

Opinion
Photo Credit: Pixabay

José López Zamorano

La Red Hispana

 

A unos días del vencimiento del plazo el 23 de marzo para un nuevo acuerdo presupuestal, las perspectivas de un alivio migratorio permanente para los “dreamers” son inciertas, aun cuando varios senadores creen que es posible por lo menos brindarles una solución temporal que neutralice la amenaza de una deportación al menos durante 1 a 3 años.

Pero han pasado varias semanas desde el fracaso de un acuerdo en el Senado para encontrar una solución duradera y hasta el momento la única propuesta que los Republicanos parecen dispuestos a votar es la polémica iniciativa HR4760 del presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, el Republicano de Virginia Bob Goodlatte

La iniciativa de Ley pata Proteger el Futuro de América contempla reducir la migración legal a los Estados Unidos en un 40%, elimina la “migración en cadena”, la lotería de visas haría obligatorio E-Verify en un lapso de 2 años y no ofrece una solución permanente para los beneficiarios del Programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA), salvo permisos de trabajo renovables. 

Clarissa Martínez, de UnidosUS, antes Consejo Nacional de la Raza, sostiene que el plan de Goodlatte tendría el efecto inicial de generar mayor migración ilegal a los Estados Unidos y posteriormente tendría el impacto de criminalizar a esos migrantes. “Sería como un juego truculento… Es vergonzoso y debe ser rechazado”, indicó. 

Michelle Lujan Grisham, presidenta del Grupo Legislativo Hispano (CHC) de la Cámara de Representantes, bautizó correctamente al plan de Goodlatte como la Iniciativa de Ley de Deportaciones Masivas e hizo notar que no ha logrado ni el apoyo de una mayoría de los propios legisladores republicanos. 

La propuesta tampoco tiene sentido desde una perspectiva económica, en momentos que los 690,000 dreamers beneficiados con DACA están contribuyendo fiscalmente como nunca, toda vez que pueden laborar legalmente y pagar sus impuestos. 

Es entendible por ello que no solo organizaciones de defensa de los inmigrantes y de los latinos, sino también empresarios y granjeros hayan salido en oposición a la propuesta, que podría tener un impacto negativo adverso para la economía estadounidense 

Durante este compás de espera, el presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan tiene la pelota en su cancha y la oportunidad de impulsar una iniciativa de alivio migratorio generosa, a la altura del carácter y el patriotismo no sólo de los dreamers sino de los millones de migrantes que hacen todos los días más grande este país. 

Para más información visita www.laredhispana.com.

Categories
FeaturedImmigrationOpinion

RELATED BY