UN REGALO PARA LA COMUNIDAD LATINA

Opinion
Wikipedia.org. Photo Credit: Digital Campaign Manager Doug Jones for Senate.
Wikipedia.org. Photo Credit: Digital Campaign Manager Doug Jones for Senate.

Por José López Zamorano

La Red Hispana

Las recientes elecciones para el Senado en Alabama, donde el demócrata Doug Jones se impuso al Republicano Roy Moore, deben de ser vistas como un modelo de estrategia, movilización y activismo para todas las minorías, especialmente para la comunidad latina: el desenlace confirmó que una minoría energizada, movilizada y galvanizada en torno a un objetivo común, tiene el potencial de ser un factor electoral decisorio.

Aunque la proporción del voto latino fue de apenas el 3% del total, de acuerdo con las encuestas a boca de urnas, la participación de la comunidad afro americana alcanzó niveles sin precedentes y su voto disciplinado fue clave para enterrar las ambiciones políticas de Moore de entrar a la Cámara Alta por la puerta grande, para llenar el escaño vacante por el ahora procurador Jeff Sessions.

Noventa y seis por ciento de la comunidad afro americana de Alabama votó por Jones, una proporción incluso más alta que el voto a favor del primer presidente afro americano, Barack Obama, en 2012. Es verdad que la comunidad negra representó el 29 por ciento de los votantes, pero fue su decisión de salir a las urnas y de hacer activismo político fue lo que hizo la diferencia.

De acuerdo con la campaña de Jones, los voluntarios latinos, afro americanos y anglos tocaron a más de 300,000 puertas e hicieron más de 1.2 millones de llamada telefónicas personalizadas a favor del entrante senador demócrata. Ciertamente ayudó el hecho de que Jones, durante su época de fiscal adjunto en Alabama, encabezara el proceso legal contra dos miembros del Ku-Klux-Klan acusados del bombazo contra una iglesia bautista en 1963, que dejó un saldo de 4 niñas afro americanas muertas.

También es verdad que Moore no era un candidato convencional. Gozaba de muchos defectos, tanto por su historial de comentarios insensibles, racistas y homófobos, como por las acusaciones de acoso sexual por parte de 8 mujeres, algunas de las cuales eran menores de edad y por debajo de la edad de consentimiento cuando ocurrieron los hechos. Pero Moore contaba con el espaldarazo del presidente Donald Trump. A pesar de todo, perdió la elección.

Ciertamente hay quienes argumentan que la debacle de Moore no necesariamente es un precedente que puede repetirse a nivel nacional. Pero otros aprecian las evidencias de una “ola azul”, es decir del Partido Demócrata, que ya barrió en las elecciones para gobernador de Virginia y de Nueva Jersey, y que podría poner en aprietos a los republicanos en las elecciones intermedias del 2018. Los republicanos están perdiendo el voto de los millenials y de los suburbios, lo cual no es un asunto menor.

Pero tal escenario depende que el “gigante dormido” de la política: la comunidad hispana, despierte de una vez por todas del letargo que hizo que 12 millones de hispanos no salieran a votar en 2016 y que dejaron que un aspirante que humilló a la comunidad de inmigrantes no pagara un costo político. La hoja de ruta es clara y empieza en las calles de Alabama. La interrogante es si terminará en el Capitolio de los Estados Unidos.

Para más información visita www.laredhispana.com

Categories
FeaturedOpinion

RELATED BY