Cometas: “profetas siderales”

Vibras
Photo Credit: Pixabay
Photo Credit: Pixabay

Mario Jiménez Castillo

El Obervador

Los cometas son fragmentos restantes de la formación del sistema solar. Un cometa es un cuerpo pequeño que orbita el Sol viajando en órbitas gigantescas. Está formado específicamente por roca, hielo, polvo, dióxido de carbono, nitrógeno y otros gases volátiles. La cola del cometa se forma cuando éste comienza a acercarse al Sol, pues el hielo y los gases se derriten en un proceso conocido como “sublimación”. Una lluvia de meteoritos es el fenómeno que ocurre cuando las partículas de polvo y roca de un cometa chocan con la atmósfera de la tierra.

Existen trillones de cometas en el sistema solar.

Muchos de ellos, transitan en el cinturón de asteroides que existe entre Marte y Júpiter, y en el cinturón de Kuiper,  formado más allá de la órbita de  Neptuno. Plutón es mayormente un “cometa” y no un mini-planeta, siendo el mayor cuerpo celeste que órbita en el cinturón Kuiper.

Desde épocas remotas los cometas han causado gran admiración, misterio y hasta temor en los habitantes de la Tierra, porque cuando un cometa aparecía, ocurrían coincidencialmente, sucesos políticos, sociales o naturales que afectaban a las masas. Según los últimos avances científicos, se cree que fue el choque de un cometa con la Tierra, el impacto que provocó que los dinosaurios se extinguieran. La aparición de un cometa no se puede presagiar a la ligera. Aunque existe una probabilidad que un cometa choque con nuestro planeta cada 50 a 65 millones de años.

En la época medieval la aparición de los cometas causaba gran revuelo y temor en la población. Existían todo tipo de leyendas y profecías en su entorno. Incluso, se cree que fue un cometa, lo que hoy conocemos como <La estrella de Belén >.

El pionero en el estudio de los cometas fue Edmund Halley, fue él quién descubrió que el cometa de 1531, 1607 y 1682, era el mismo. Y predijo además que ese mismo cometa aparecería nuevamente en 1758. Por ello el Cometa Halley, lleva su nombre en honor a él.

Aunque es muy poco probable que un cometa se acerque a la tierra, sí existe una mínima posibilidad, de ello existen ejemplos reales. Los cráteres de la luna son huecos enormes dejados por el impacto de cometas. En 1994 un enorme cometa chocó con el planeta Júpiter, causando estragos en la superficie del planeta. Los cometas suelen llegar a medir de 5 a 100 o más millas de diámetro, y viajan a una distancia de 10 millas por segundo. La cola del cometa es más larga. La cola del gran cometa de 1811 llegó a medir alrededor de un millón de kilómetros de largo.

Entre las profecías que se han hecho, existe una asociada a “Nostradamus” que augura la aparición de un enorme cometa que pudiera acercarse peligrosamente a la Tierra alrededor del año 2020. También se especula la aparición de un nuevo planeta en el sistema solar, unos le llaman Ajenjo y otros Vulcano Nadie sabe lo que sucederá, ni siquiera los astrónomos de la NASA, ya que los cometas son impredecibles y pueden aparecer de un momento a otro. 

Así de sorprendente es el espacio sideral.

Categories
FeaturedVibras

RELATED BY