La mejor defensa es… conocer tus derechos

Opinion
Photo Credit: Pixabay
Photo Credit: Pixabay

Por José López Zamorano

La Red Hispana

Es entendible que la nueva política migratoria de la administración Trump haya generado niveles de preocupación e incertidumbre en la comunidad de migrantes del país, especialmente ante el temor de aquellos indocumentados de que sean objeto de una deportación sumaria que los aleje de manera imprevista de sus seres queridos.

Los reportes de operativos inéditos fuera de un avión, de un templo religioso o de una escuela, han alimentado un estado de ansiedad que empieza a cambiar los hábitos cotidianos, no sólo de las personas en condiciones migratorias no autorizadas, sino también de residentes legales y de ciudadanos de origen latino, temerosos de caer en las redes migratorias por el color de su piel.

Casi siete de cada diez extranjeros que habitan en los Estados Unidos y que no son ni ciudadanos ni residentes legales permanentes, viven con la preocupación natural de que pueden ser deportados en cualquier momento. Singularmente, el nivel de preocupación es muy similar entre los residentes con “Green Card”, de acuerdo con una encuesta del Centro Pew.

Tiene por ello sentido la campaña lanzada por organizaciones como la Unión Nacional de Libertades Civiles (ACLU) o de gobiernos como el de México, para que todos los inmigrantes sin excepción conozcan sus derechos y sepan cómo responder si son detenidos en la calles o visitados en sus casas por autoridades migratorias.

Por ejemplo, si es extranjero, no es ciudadano de los Estados Unidos y la policía lo detiene caminado en la calle, tiene el derecho de permanecer en silencio. Puede dar su nombre y dirección, pero No tiene que acceder a ningún registro de su persona y pertenencias, pero siempre mantenga la calma y condúzcase de manera respetuosa ante las autoridades.

En caso que se le notifique que será arrestado, permanezca en silencio, solicite la presencia de un abogado y pida que se le permita comunicarse con su consulado. Recuerde que tiene derecho a llamar a su abogado sin que la policía escuche el contenido de la conversación y casi todos los consulados tienen una sección de protección a sus connacionales.

Si las autoridades lo ponen bajo custodia de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), la ACLU recomienda no firmar ningún documento, en particular una solicitud para salir del país o una orden de remoción, sin antes hablar con un abogado, toda vez que podría estar renunciado a ciertos derechos para permanecer en Estados Unidos.

En caso que crea que sus derechos han sido violados, independientemente de su condición migratoria, anote todo lo sucedido en su interacción con las autoridades, incluidos nombres y señas de vehículos oficiales. Si hay testigos, recopile sus nombres y referencias en caso de que llegue a necesitarlos.

Nunca hay que olvidar que en Estados Unidos todas las personas tienen derechos, cualquiera que sea su estatus migratorio, y usarlos es una prerrogativa de vivir en este país. Ante el temor, la mejor defensa es conocer esos derechos y ejercerlos.

Para más información visite www.laredhispana.org.

Categories
FeaturedOpinion

RELATED BY