Cinco pasos esenciales para lograr la independencia financiera

Por Nathaniel Sillin Nunca es mal momento para pensar en la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad, pero el Día de la Independencia nos ofrece una...
Cuida tu dinero!

Por Nathaniel Sillin

Nunca es mal momento para pensar en la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad, pero el Día de la Independencia nos ofrece una oportunidad especial. Para mí, todos estos conceptos están estrechamente relacionados con la independencia financiera. Después de todo, tener la capacidad de cuidarse a sí mismo y a los seres queridos a lo largo de la vida es un gran motivo de felicidad y una forma de evitar el estrés y las preocupaciones. Y no olvide nunca que tener una mayor libertad financiera no solo es bueno para usted –los hogares financieramente sanos hacen que seamos un país más fuerte.

Por eso, proclame una independencia financiera que pueda celebrar durante todo el año. Yo lo he resumido en cinco pasos esenciales:

  1. Planifique. La única forma de construir un futuro financiero sólido es, esencialmente, gastar menos de lo que gana. Cuánto antes pueda adoptar esa conducta y diversificar sus fondos en ahorros e inversiones, mejor será su situación financiera para el resto de su vida. Haciendo presupuestos (http://pmsfl.us/1mW4IsG) –el proceso por el cual se hace un seguimiento de los ingresos, se restan los gastos y se destina la diferencia a diversas metas financieras esenciales—podrá pagar su retiro, la universidad de sus hijos y alcanzar muchas otras metas financieras.
  2. Proteja. ¿Por qué debe preocuparse por proteger su dinero si todavía no ha logrado tener mucho? Porque protegiendo su dinero desde temprano, hará crecer el dinero nuevo que ingrese. La primera tarea es armar un fondo de emergencia que tenga entre tres y seis meses de reserva para cubrir los gastos diarios en caso de perder su trabajo o tener que afrontar un gasto o reparación importante. El fondo de emergencia evitará que tenga que pedir un préstamo en una situación de ese tipo. El siguiente paso es estar asegurado. Ya sea propietario de su casa o inquilino, piense en todo lo que posee. ¿Cuánto le costaría reponer su ropa, sus muebles, sus electrodomésticos y sus aparatos electrónicos? ¿Sabía que el seguro de inquilino ofrece cobertura de gastos médicos o legales relacionados con su hogar? Es probable que el seguro del propietario no cubra ninguna responsabilidad personal en la que usted incurra durante una emergencia o accidente estructural y, ciertamente, no lo cubrirá en caso de robo. También es importante contratar un seguro de calidad para su automóvil, casa y salud y, cuando las circunstancias lo ameriten, un seguro de discapacidad y de vida. El seguro evita sufrir una gran cantidad de reveses financieros.
  3. Infórmese. Mientras arma su fondo de emergencia, lea e infórmese sobre temas financieros. Si dispone del tiempo y los recursos, tome clases sobre las tres conductas financieras principales: ahorrar, gastar e invertir. Considere consultar con un asesor financiero o impositivo profesional para saber si lo que está aprendiendo es lo correcto para su situación particular. Comience a aplicar lo aprendido al logro de metas financieras, como comprar una casa, comprar un auto, continuar estudiando o formar una familia.
  4. Administre. Evalúe el crecimiento y el ingreso de los activos –el valor de las acciones, los inmuebles y otros activos pueden fluctuar con el tiempo, pero si están generando dividendos o ingresos, es un importante contrapeso ante las variaciones del mercado. Siga estudiando las diferentes opciones de inversión para poder construir y ajustar su porfolio cuando lo necesite. Además, no se olvide de estudiar las ramificaciones fiscales de las inversiones que realice –los impuestos son uno de los costos más caros que pagamos. Más allá de la forma en la que decida ahorrar, invertir o gastar, hágalo con el menor costo posible. Con el tiempo, hasta los montos más pequeños suman –las comisiones de las inversiones, los cargos de envío de lo que compra por Internet y hasta la maleta extra que despacha en el aeropuerto. Cuestione siempre y evite pagar esos montos “pequeños” porque se sumarán con el tiempo.
  5. Evalúe. A medida que haya cambios en su vida, también debe cambiar su planificación financiera. Cada vez que ocurre un hecho importante en su vida –un nuevo trabajo, un matrimonio, un bebé, el fallecimiento de su esposa, esposo o pareja –se modifican sus circunstancias financieras. Esté siempre preparado para volver a evaluar sus hábitos de ahorro, gasto e inversión de acuerdo a lo que le esté sucediendo en su vida.

Una última cosa a tener en cuenta al pensar en la independencia financiera son las donaciones. Todavía vivimos en un país en el que mucha gente está luchando por conseguir un buen trabajo, formar una familia y pagar su casa. Tome conciencia de que parte de su presupuesto debería destinarse a ayudar a los menos afortunados. Los sitios web de GuideStar (http://www.guidestar.org), Charity Navigator (http://www.charitynavigator.org/), Better Business Bureau (http://www.give.org) o Foundation Center (http://foundationcenter.org) ofrecen información detallada sobre organizaciones benéficas, que puede usar para evaluarlas antes de hacer una donación.

En resumen: No es necesario tener mucho dinero para tener independencia financiera. Sea cuidadoso, gaste con inteligencia, investigue y esté siempre preparado para las emergencias. Pronto estará celebrando el Día de su propia Independencia financiera.

Categories
BusinessFeatured

RELATED BY